Así es como Àlex y Laia nos explican su día: «Teníamos muy clara una cosa, queríamos que nuestra boda tuviera estos tres adjetivos: sencilla, elegante y natural. Queríamos que fuera cercana a todo el mundo y a la vez seria; que fuera divertida y a la vez formal; que fuera como una fiesta mayor, pero elegante. Y esta conversación que tuvimos, esta larga lista, se convirtió exactamente en el que fue nuestro 1 de junio».

Todos sabemos que organizar una boda supone una inversión muy grande, y ya puestos, Àlex y Laia decidieron que este dinero revirtiera en empresas locales y de la zona, detalles artesanales, y productos sostenibles y biodegradables.

Escondida en el Penedès, se encuentra la casa rural Mas Palou, un paraje que los novios ya conocían de hacía tiempo y que los enamoró. Sabían que no se querían casar en otro lugar que no fuese aquel, abrazados por sus árboles, y rodeados de un mar de viñas – las cuales protagonizaron un aperitivo largo y romántico hasta que se puso el Sol -.

Àlex y Laia prosiguen: «Queríamos que la comida fuera divertida sin ser pretenciosa. Queríamos platos buenos que nos recordaran a las fiestas familiares y con sabores de casa. Y todo esto lo conseguimos con Catering Sensacions: una mezcla de producto, elegancia y calidad. Elegimos el pato de segundo y todavía cada día recibimos felicitaciones».

Mas Palou ha vivido pocas bodas pero las que ha vivido han estado llenas de magia. La de esta pareja de Sant Sadurní no se quedó atrás. Con la iluminación personalizada que montó el equipo de Suit & Music, y la decoración que – en manos de Flors Àmelia – aportó color y calidez tanto a las mesas como al traje de la novia -, su día fue rodado, de principio y a fin. Pero sobre todo, lo más importante: consiguieron hacerlo suyo.

Ah! Y como no… en un día tan especial, no faltó Terra, su querida perrita.

Fotografías: Nou Enfoc
Espacio: Mas Palolu
Catering: Sensacions
Decoración floral: Flors Amèlia
Iluminación y música: Suit & Music